Beber de forma moderada no es tan saludable como creías

Muchos médicos recomiendan tomar una copa de vino en la noche para mejorar la salud.

La teoría de que beber de forma moderada puede proteger de determinadas enfermedades fue desmentida por un nuevo estudio genético a gran escala, publicado en la revista especializada The Lancet.

Incluso la ingesta moderada de alcohol aumenta la presión arterial y las probabilidades de que podamos sufrir un derrame cerebral, según la investigación realizada por expertos de Reino Unido y China.

Escasez de cerveza La amenaza del cambio climático

El equipo les dio seguimiento a 500.000 adultos en el país asiático durante 10 años.

Las conclusiones de este estudio aseguran los especialistas, son relevantes para cualquier sociedad del mundo y la mejor prueba hasta el momento de los efectos directos del alcohol.

Los investigadores, de la Universidad de Oxford, de la prestigiosa Universidad de Peking y la Academia de Ciencias Médicas de China, comprobaron que:

  • Una bebida alcohólica o dos al día aumenta el riesgo de padecer un derrame cerebral en alrededor de un 10-15%.
  • Igual que, beber cuatro bebidas alcohólicas al día aumenta el riesgo en alrededor de un 35%

En el estudio, una “bebida” fue definida como un vaso pequeño de vino, una botella de cerveza o una medida estándar de licor fuerte.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 2.300 millones de personas en el mundo beben alcohol, con una media por persona de 33 gramos de alcohol puro al día, que se estima que es equivalente a unos dos vasos de vino (de 150 ml), una botella de cerveza de 750 ml o dos tragos de licor de 40 ml.

El estudio no halló ninguna prueba de que beber de forma reducida o moderada tuviese un efecto “protector”.

“Las afirmaciones de que el vino y la cerveza tienen efectos protectores mágicosno se sostienen”, manifestó Richard Peto, co-autor del estudio y profesor de estadísticas médicas y epidemiología de la Universidad de Oxford.

Sobre la posibilidad de un ataque el corazón y su relación con el consumo de alcohol.

No obstante, los investigadores indicaron que los efectos no estaban claros y que se necesitaban más datos.

Te puede interesar: Cannabeer: la cerveza con Cannabis que llegará a México

¿Por qué China?

La investigación se centró en personas de Asia Oriental, ya que un porcentaje de estas tienen variantes genéticas que limitan su tolerancia al alcohol.

Dado que su composición genética tiene grandes efectos en relación al consumo de alcohol, pero no afectan otras variables como la dieta, el consumo de tabaco, el estatus económico o la educación, pueden ser utilizados por los científicos para determinar las consecuencias de la ingesta de alcohol.

Los científicos del informe aseguran que, al comparar los resultados de los bebedores y los no bebedores según su perfil genético pudieron establecer de una forma más certera los efectos directos del alcohol sobre el riesgo de padecer un derrame cerebral.

¿Qué dicen otros expertos?

La nueva cerveza de Cannabis llegó a California

No obstante, el estudio también planteó algunas dudas entre la comunidad científica.

El doctor Stephen Burgess, de la Universidad de Cambridge, consideró que tiene ciertas limitaciones: que sólo estudió la población china y se centró principalmente en el consumo de licores y cerveza, no vino.

No obstante, Burgess cree que la investigación refleja la culminación de muchos años de investigación sobre el impacto del consumo de alcohol.

“Sugiere de manera contundente que no hay beneficio cardiovascular de beber de forma moderada y que el riesgo de un derrame cerebral aumenta incluso con un consumo reducido de alcohol“.

“El riesgo de derrame cerebral aumenta de forma proporcional a la cantidad de alcohol consumida, así que, si una persona decide beber, entonces debería limitar su consumo de alcohol”.

Te puede interesar: California más allá de las playas: sus vinos también dan de qué hablar

Isabel Cisneros