Un documental denominado “Los videoclips de los 2000” analiza la fórmula detrás de los clips que se enfrentaron a la llegada de YouTube en la primera década del siglo XXI.

La creación de YouTube en 2005 significó un periodo de transición, en la comunicación y muy especialmente en cuanto a videoclips se refiere.

En pocos meses, el monopolio de MTV fue eclipsado por la libertad plena del espectador gracias a internet.

El canal de vídeos dio paso a que la diversidad se manifestara y fue así como los clips se abrieron a nuevos géneros.

Cinco años antes de la irrupción de Youtube, en el verano del año 2000, Robbie Williams llevaba el concepto del desnudo al extremo en “Rock DJ“, y Madonna, se deleitaba a su manera en “Music“.

La popularidad de éstos videos en TV eran palpables.

Sin embargo, 10 años más tarde, Lady Gaga tuvo que esforzarse mucho más para superar a sus referentes y lograr 200 millones de visualizaciones en YouTube en los primeros meses de vida de “Bad Romance“.

Te puede interesar:Lady Gaga lo confiesa todo sobre su relación con Bradley Cooper

En aquél momento fue considerado un récord.

Hoy, el video ostenta un total de 1.030.621.378 reproducciones.

Pero “Despacito“, de los puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee, video publicado en 2017, cuenta con más de 6.000 millones de reproducciones.

Esto brinda una idea de la evolución y el alcance de la red.

Te puede interesar: ¡6 mil millones de views! Despacito sigue rompiendo récords en YouTube

Y es que la plataforma digital de videos se abrió a nuevos géneros musicales, así como a artistas independientes que calaron con su exposición al llegar a diversos consumidores.

Es el caso de los estadounidenses Ok Go, quienes habían grabado por simple diversión y de forma casera una coreografía deliberadamente absurda y decidieron subirla a internet para promocionar su canción “A million ways” de 2005.

Obtuvo tanto éxito desde su primer día de publicación que el grupo decidió generar grabaciones dirigidas exclusivamente a la Red.

Te puede interesar: CLIPS, la app ideal para crear videos originales

Atamayca Jiménez