Terminas de entrenar y solo buscas reponer tus fuerzas, pero ¿es la cerveza la mejor  bebida post- entrenamiento?

Es cierto que la cerveza tiene una serie de propiedades nutricionales que la convierten en una bebida beneficiosa para la salud, por su alto contenido de vitamina B, pero hay que tener en cuenta el contenido de alcohol que está tiene también.

Estudios afirman que la cerveza no es bueno para la reconstrucción de los músculos después de entrenar, debido a que las bebidas alcohólicas afectan directamente a nuestro organismo, y nos impide que tengamos un rendimiento óptimo a la hora de realizar ejercicios. Además, retrasa la recuperación de los músculos después de una rutina de entrenamientos.

La nueva cerveza de Cannabis llegó a California

El crecimiento del músculo ocurre durante el sueño e involucra la hormona (HGH). El cuerpo usa el HGH durante el proceso de reparación del músculo, pero el consumo de alcohol reduce la segregación de HGH hasta un 70%

Investigaciones de la Montclair State University, afirman que causan la reducción de lo que has ganado en los entrenamientos. En otra palabras, el consumo de al menos 6 cervezas puede hacer que pierdas un promedio de 2 semanas de entrenamiento.

Lee aquí: ¡Por fin! Recomiendan cerveza para mejorar la salud¡

 

¿Y qué bebidas sirven?

mantenerse hidratada

Estar hidratado es un aspecto importante y de muchos beneficio a la hora de realizar ejercicio. El alcohol es un diurético, es decir, elimina el agua del cuerpo, dejándote deshidratado, por lo que el único beneficio que obtendrás de éste será fatiga y pérdida de definición muscular debido a la falta de energía muscular producida.

El agua no es precisamente la mejor opción rehidratante durante y después del ejercicio dada la posibilidad de hiponatremia por falta de reposición de los iones electrolíticos perdidos durante su realización.

Las bebidas isotónicas o rehidratantes son  ideales para después de esfuerzos intensos y de larga duración, ya que proveen azúcares simples que brindan energía al mismo tiempo que favorecen la retención de líquidos, y también, aportan electrolitos que se eliminan por sudor.

Los zumos de frutas al igual que las bebidas isotónicas, son ideales para beber tras un esfuerzo intenso y de larga duración, ya que ofrecen agua, potasio, azúcar y la mayoría de ellos, vitaminas y antioxidantes.

Si se te antoja una cerveza, mejor que no sea después de entrenar.

Te puede interesar: ¿Escasez de cerveza? La amenaza del cambio climático