Coachella 2019 20 años de música y placer

El festival Coachella arriba a sus 20 años como uno de los eventos musicales más grandes y rentables de Estados Unidos y el mundo.

Su historia no solo ha tenido música, arte, escándalos, altibajos de negocios, sino que también ha impuesto un estilo de moda y expresión multicultural e inclusiva solo vista en el desierto de Indio en California.

Desde 1999 marcó el inicio de dos décadas del evento que pautó tres días llenos de música de los géneros rock, pop, indie, hip hop, electrónica, y música disco.

Sus co fundadores Rick Van Santen y Paul Tollett tenían la idea de un concierto inspirado en eventos europeos, peros sus primeros intentos desde 1993 a 1999 de los conciertos había dejado lesiones agridulces por los desastrosos sucesos marcados por violencia en la audiencia.

Creían en la idea de una experiencia única para la audiencia y estuvieron al punto de perder sus negocios por alcanzar su meta.

El concepto del festival atrajo a muchos, incluso a celebridades.

Claro que hace casi dos décadas los celulares no estaban tan disponibles para un selfie.

En sus inicios los boletos costaron unos $50 dólares y se presentó durante dos días, con una asistencia alrededor de 18,000 personas.

Coachella se caracteriza también por extraordinarios espectáculos de luces y acrobacias.

En sus primeros años el registro de rentabilidad no fue considerable.

Sin embargo, a lo largo de 20 primaveras se ha catapultado sobre los casos 115 millones de dólares, con una audiencia sobre 250 mil personas.

Celebrando por todo lo alto

El Empire Polo Club de Indio, California, se convertirá durante dos fines de semana consecutivos (del 12 al 14 y del 19 al 21 de abril) en la “meca de lo cool”

No solo por una oferta de conciertos muy variada y de alta calidad, sino también por la promesa de unos días de diversión, gastronomía de calidad y tendencias de moda en pleno desierto de California.

Siguiendo el camino que abrieron en Coachella enormes figuras del pop como Lady Gaga y Beyoncé, Ariana Grande será el máximo reclamo de un cartel en el que la escoltan con mayúsculas Childish Gambino, que es el alias de rap y R&B del actor Donald Glover, y la psicodelia contemporánea de Tame Impala.

Ariana Grande si sabe cómo llevar las botas altas

A partir de ahí, la inabarcable oferta de Coachella incluye nombres muy destacados y para todos los gustos como:

  • Janelle Monáe
  • The 1975
  • Diplo
  • Kacey Musgraves
  • Weezer
  • Aphex Twin
  • Billie Eilish
  • Khalid
  • CHVRCHES
  • Blood Orange
  • Four Tet
  • Christine and the Queens
  • Mac DeMarco
  • Wiz Khalifa y Unknown Mortal Orchestra.

Una de las grandes novedades de esta edición es su apuesta decidida por la música latina con una notable representación hispana de reguetón, trap, rock, fusión, género norteño, electropop, R&B y cumbia, entre otros estilos.

Con J Balvin, Rosalía y Bad Bunny como principales referentes, la lista de artistas que llevarán el sabor hispano al festival incluye también a:

  • Mon Laferte
  • Javiera Mena
  • Los Tucanes de Tijuana
  • Sabrina Claudio
  • Tomasa del Real
  • Las Robertas, Chon
  • Ocho Ojos
  • Cola Boyy
  • Hurray for the Riff Raff y The Red Pears.

Lee aquí: Los latinos que estarán en Coachella 2019

Escrutando el cartel se pueden encontrar también algunas curiosidades

La participación de Idris Elba como DJ y la actuación de un hijo ilustre de Hollywood como Jaden Smith, cuyos padres son Will Smith y Jada Pinkett Smith.

El K-pop, un fenómeno que ha alcanzado categoría mundial desde Corea del Sur, contará con unas embajadoras de renombre en el evento de la mano de Blackpink.

No serán las únicas en llegar de lugares remotos, ya que la organización también contrató a sus compatriotas Hyukoh y Jambinai y a las japonesas Perfume.

Más allá del gusto alternativo por el pop, el rock, la electrónica, el rap o el R&B que caracteriza a este festival, Coachella también ofrecerá algunas desviaciones de su estilo tradicional como el calipso de Calypso Rose y el ska-punk de The Interrupters.

La mala noticia de última hora en la programación la protagonizó Solange, quien canceló el domingo su actuación y no podrá así seguir los pasos de su hermana Beyoncé, que en 2018 dio uno de los conciertos más memorables de los 20 años de Coachella.

Te puede interesar: Beyonce y su histórica presentación en el Coachella

Beyonce y su histórica presentación en el Coachella

Y la buena, aunque solo para el segundo fin de semana, será la participación de Kanye West, que sonó como cabeza de cartel del festival, con un espectáculo especial e inspirado en las misas de gospel.

Al margen de la faceta musical de Coachella, los asistentes podrán disfrutar de un sinfín de actividades de gastronomía, arte, moda y tecnología.

Y un año más, se espera que numerosas estrellas de Hollywood y del mundo del espectáculo se cuelen entre el público de un festival en el que el glamour y las tendencias son casi tan importantes como la música.

Isabel Cisneros