Cómo lograr un alimentación saludable en el trabajo

La alimentación es uno de los factores que con mayor seguridad e importancia condicionan el desarrollo físico, la salud, el rendimiento y la productividad de las personas.

Muchas horas laborales suelen perjudicar enormemente nuestra forma de alimentación. Comidas a deshoras, platos nada saludables, y pare de contar.

A través de diversos estudios se ha comprobado cómo mejora el rendimiento y el bienestar de los trabajadores que consumen dietas adecuadas a su situación personal.

Te puede interesar: Apps para cuidar la salud, pero que al final pueden perjudicarte

Aquí te mostramos cuál debe ser la alimentación de acuerdo al tipo de trabajo:

Trabajos de fuerza

De alto valor calórico, si se trata de trabajadores de fuerza; y de moderado aporte de calorías, en personas que realizan un trabajo de tipo intelectual con menor desgaste físico, etc.

Trabajos sedentarios

¿Adicto al email del trabajo? Esto es lo que puedes hacer para superarlo

Englobaría aquellas actividades profesionales que condicionan la realización de dietas adaptadas a las condiciones de la persona y de su entorno, pero no un incremento extra de las calorías, debido al bajo gasto calórico que conllevan este tipo de trabajos.

Personas que han de permanecer sentadas prácticamente todo el día, que llevan a cabo su actividad profesional como relaciones públicas y que se desplazan siempre en coche.

En este grupo deben verse reflejado el personal de oficina, comerciales, taxistas y conductores de autobuses.


Trabajos de gran estrés físico o psíquico

En estos casos, si el estrés o desgaste es principalmente físico, la dieta debe contener cantidad suficiente de calorías como para compensar el gasto de energía que conlleva la actividad.

En este listado entran trabajadores de la construcción, del campo, de la industria del metal, deportistas profesionales, repartidores, etc.

Si el estrés es de tipo psíquico, las necesidades calóricas no son tan elevadas como en el caso anterior y lo verdaderamente importante es que la dieta contenga cantidad suficiente de todos aquellos nutrientes que se relacionan con un buen funcionamiento del sistema nervioso.

Además de las personas en puestos de responsabilidad, empresarios y directivos de empresas, jefes de servicio o de grupo, gerentes, también está incluido el personal que trabaja en cadena ya que están sometidos a estrés por su trabajo monótono y repetitivo.

Lee aquí: ¿Hambre o ansiedad? Así puedes calmar el apetito compulsivo

Trabajos con horarios especiales

Los trabajos para latinos que más pagan en EEUU

Aquellas personas que trabajan en un ritmo de turnos o en franjas horarias especiales tienen que adaptar además su alimentación en función del horario laboral, para poder llevar a cabo una dieta adecuada.

Es el caso de los trabajadores de la salud pública (enfermería, médicos, ATS, celadores…), el personal de la industria química y siderúrgica o del sector de la alimentación con horarios continuos en la empresa que exigen turnos rotativos y nocturnos, camareros de bares nocturnos, etc.


Trabajos que exigen comer fuera de casa

Muchas personas, debido a su actividad laboral, no pueden comer en casa y deben hacerlo en comedores de empresa o en servicios de restauración colectiva (bares, self service, restaurantes…).

En estos casos, conviene tener unos conocimientos básicos de alimentación, para poder escoger el menú más apropiado y saludable en cada caso.

Tips para lograr una alimentación saludable en el trabajo

Hellen Vega, nutricionista de APC Corporación, empresa de alimentación colectiva, nos brinda unos consejos para comer bien y sin excesos.

Si entre comidas te da hambre

  • Lleva frutos secos o alguna fruta en la cartera: ayuda a mantener una alimentación saludable sin agregarle muchas calorías a tu dieta.
  • Asimismo, gracias a su valor nutricional, incorporarlos en tu menú diario mejorará tu rendimiento laboral.

Comida energética

El almuerzo también debe estar compuesto por alimentos que te brinden energía durante todo el día.

La especialista recomienda que contenga verduras, carnes (de preferencia pescado), carbohidratos, frutas y agua o limonada.

Por ejemplo: una causa rellena con verduras, filete de pescado y de postre piña en trozos.

Mantente hidratado

Durante el día también es importante que estés bien hidratado.

No olvides que tomar entre seis y ocho vasos de agua diarios.

Esto también depende del lugar, la estación y la actividad física que realices. Si estás en un lugar caluroso, será mayor.

Mantén activo tu cuerpo

La alimentación saludable debe estar acompañada de la actividad física.

En tu horario de trabajo dedícale al menos media hora a una caminata. Además, siempre opta por las escaleras antes que el ascensor.

Los beneficios del omega 3

Incluye ácidos grasos omega 3 en tu dieta semanal.

Los alimentos con este contenido ayudan a los trabajadores a mantenerse activos, además de protegerlos de enfermedades cardiovasculares y favorecer el funcionamiento del sistema inmunológico.

Los ácidos grasos omega 3 los podemos encontrar en alimentos como la caballa, la leche de soya, las nueces, la linaza, entre otros.

Organizar los horarios de comidas

Lo más recomendable es que asignes un horario para cada comida y respetarlo; es decir no caer en la tentación de adelantarlo unos minutos antes o después; esto alteraría el siguiente horario y podría llevarte a consumir alimentos poco saludables.

Te puede interesar: ¿Son verdaderamente saludables los jugos naturales?

Isabel Cisneros