Un gran escándalo por sobornos en admisiones universitarias puede generar múltiples demandas a distintas Casas de Estudio en Estados Unidos.

Fiscales federales del país presentaron cargos contra decenas de personas en un gran escándalo relacionado con admisiones a universidades que involucra a padres adinerados.

En el caso están incluidas celebridades de Hollywood y prominentes líderes empresariales, los cuales pagaron sobornos para lograr el ingreso de sus hijos a prestigiosas universidades estadounidenses.

Se estima que se trate de una mafia a nivel internacional que ha afectado a diversas Casas de Estudio de élite de Estados Unidos, tales como:

  • La Universidad de Yale,
  • La Universidad del Sur de California
  • Universidad de Standford,
  • LaEstatal de Texas
  • Georgetown, entre otras.
Universidad de Yale

Un grupo de estudiantes que fueron rechazados amenaza con recurrir a los tribunales para ser indemnizados.

Muchos alumnos egresados, quienes critican que han pagado exorbitantes sumas para obtener un título universitario, también presentarían demandas.

Pues consideran que el escándalo les afecta a la hora de emplearse. Algunos aseguran que ahora su título está devaluado.

Por su parte, el abogado estadounidense Andrew E. Lelling, afirma:

Los padres son los principales impulsores de este fraude. Las víctimas reales en este caso son los estudiantes que trabajan arduamente y que fueron desplazados por estudiantes mucho menos calificados y sus familias que simplemente compraron su entrada”.

En el caso, se presentaron cargos en contra de 33 padres.

También están implicados los principales entrenadores universitarios, quienes fueron acusados de aceptar millones de dólares para favorecer la admisión de estudiantes a las prestigiosas instituciones.

Esto, sin importar las habilidades académicas o deportivas de los alumnos.

Los acusados incluyen a las estrellas de Hollywood Lori Loughlin y Felicity Huffman.

También a líderes de negocios, un diseñador de moda y un reconocido abogado.

Estos padres eran un catálogo de riqueza y privilegio. Incluyen, por ejemplo, presidentes de empresas públicas y privadas, exitosos inversores inmobiliarios y de valores, dos conocidas actrices, un diseñador de modas famoso y el codirector de un bufete legal mundial”, así lo asegura Andrew Lelling, fiscal federal de Massachusetts.

Lelling, además, reveló que su oficina lleva 10 meses investigando el caso y ha contado con la participación de cientos de agentes federales.

Universidad de Stanford

Te puede interesar: Los costos de la educación gratuita en Nueva York

Se destapan nuevos casos

En algunos casos, aparte de las credenciales atléticas, también forjaron documentos que respaldaban supuestas discapacidades de aprendizaje para poder tomar el examen estandarizado de admisión.

Un supervisor, cómplice del fraude, se aseguraría de ayudar al estudiante a pasar las pruebas.

Incluso llegaron a manipular fotografías de atletas de verdad para hacer creer que los chicos practicaban deportes a nivel profesional, y hasta se falsificaron ensayos con la misma letra de los jóvenes estudiantes.

Aunque en muchos de los casos, los estudiantes no sabían del fraude que estaban cometiendo sus padres para que ellos pudieran ingresar a las instituciones.

Según las autoridades, William Singer, apodado “The Key”, era la cabeza detrás del fraude millonario de admisiones.

Es el fundador de Edge College & Career Network, una empresa de preparación para la universidad.

Esta compañía canalizó los pagos por soborno a entrenadores de equipos universitarios.

Singer, de 58 años, de Newport Beach, California, se declaró culpable de crimen organizado, lavado de dinero, evasión de impuestos y obstrucción de la Justicia en un tribunal federal de Boston.

El hombre sobornaba a entrenadores, falsificaba registros deportivos y sustituía exámenes.

Los padres implicados en el escándalo, enfrentan penas de 20 años de prisión por cometer fraude.

Te puede interesar: Educación en NY: ¿cuáles son las mejores universidades?

Atamayca Jiménez