En los Estados Unidos se estima que hay 1 millón de personas viviendo con el VIH/SIDA. En este país, el número de casos reportados anualmente alcanzó su punto máximo en 1993 cuando hubo aproximadamente 80.000 personas infectadas.

Actualmente, solamente dos tercios de los estados informan sobre las infecciones por VIH. Basándose en estos datos, se calcula que ha habido alrededor de 40.000 casos nuevos de infecciones por VIH cada año desde principios de los años noventa, una disminución de su punto máximo de 160.000 casos de infecciones nuevas por año a mediados de la década de los ochenta.

No obstante, la persistencia de esta tasa por más de una década indica que aún queda mucho por hacer para mejorar la eficacia en la prevención del VIH.

Lee aquí: Cannabis: ¿la medicina para curar el cáncer?

 

La mujer que lidera la lucha contra esta enfermedad en Estados Unidos

La embajadora Deborah L. Birx (en inglés) tiene uno de los trabajos más importantes del mundo. Supervisa la iniciativa de Estados Unidos para poner fin al SIDA, el mayor compromiso de país alguno para combatir una sola enfermedad en la historia.

Dirige el Plan de Emergencia del presidente para el Alivio del SIDA (PEPFAR), creado en 2003 para prestar servicios vitales en los países más afectados por el VIH/SIDA.

“Antes de que PEPFAR comenzara, el diagnóstico de VIH era una sentencia de muerte en muchos países”, dijo Birx. “Hoy, 15 años después, PEPFAR ha salvado más de 14 millones de vidas y estamos más cerca que nunca de terminar con la epidemia como amenaza para la salud pública”.

La entonces coronel Birx ayudó a dirigir uno de los ensayos de vacuna contra el VIH más influyentes entre 2003 y 2006, que confirmó que una futura vacuna podría prevenir la infección del VIH.

En el decimoquinto aniversario de PEPFAR, Birx compartió sus ideas sobre la lucha mundial para acabar con el SIDA en una entrevista al portal ShareAmerica. Brix indicó que esta increíblemente orgullosa y siento una profunda humildad ante los millones de hombres, mujeres y niños de todo el mundo a los que sirve esta iniciativa.

“Cada uno de ellos ha dado el valiente paso de conocer su estado serológico respecto al VIH, de tener acceso a un tratamiento que puede salvarles la vida si son seropositivos, y de mantenerse en ese tratamiento tanto por su propia salud como para proteger a sus parejas y familias. Al fin y al cabo, ellos son la razón del éxito de PEPFAR”.

 

Retos y éxitos futuros de PEPFAR

El portal pregunto a Brix sobre los retos en los próximos años de PEPFAR. “Nuestro principal desafío ahora es aprovechar estos logros increíbles acelerando el ritmo de nuestro progreso. Por primera vez en la historia moderna, tenemos las herramientas para controlar una pandemia sin una vacuna o una cura, estableciendo las bases para finalmente eliminar el VIH.

Hasta 13 países muy afectados por el VIH están en condiciones de lograr el control de la epidemia para 2020 con el apoyo de PEPFAR. Estos esfuerzos crearán la hoja de ruta para lograr el control de la epidemia en los más de 50 países a los que PEPFAR apoya. Si controlamos la epidemia con éxito y de manera sostenible, estaremos preparados para eliminar el VIH una vez que tengamos una vacuna o una cura.

 

¿Cuáles poblaciones son las más afectadas?

Mientras que todos los grupos poblacionales son afectados por el VIH/SIDA, no todos son afectados por igual.

Los primeros grupos poblacionales afectados por el SIDA eran principalmente los hombres que tenían sexo con otros hombres y los UDI. De hecho, el uso de drogas inyectables ha sido asociado directa o indirectamente (Ej., a través del sexo con un UDI, o en la transmisión madre a hijo) con más de un tercio de los casos de SIDA en los Estados Unidos.

Los UDI continúan teniendo un mayor riesgo de desarrollar el VIH u otras infecciones asociadas con el abuso de drogas, incluyendo la hepatitis B y C, endocarditis, infecciones de la piel y abscesos.

Sin embargo, durante los últimos años, la proporción de casos de SIDA atribuibles al uso de drogas inyectables ha disminuido mientras que la proporción de casos atribuibles a la transmisión heterosexual ha aumentado.

Del 2000 al 2004, el número de casos de SIDA diagnosticados anualmente que se atribuyen al contacto heterosexual ha aumentado en un 18 por ciento entre las mujeres y en un 24 por ciento entre los hombres.

En el 2003, los hombres que tuvieron sexo con otros hombres y aquellos expuestos a través del contacto heterosexual, en conjunto, alcanzaron aproximadamente un 77 por ciento del total de casos de SIDA diagnosticados ese año, con alrededor de un 46 por ciento de casos totales correspondientes a hombres que tuvieron sexo con otros hombres.

Te puede interesar: Desarrollan chip para detectar tumores cancerosos

Isabel Cisneros