El domingo pasado, mismo día de las elecciones legislativas, gran parte del país tuvo que retrasar una hora en los relojes y luego de varios días es que la mayoría de personas empieza a acomodarse al cambio de horario, lo que para algunos resulta traumático.

Los californianos, movidos por sus circunstancias, acudieron a los centros de votación, y también aprobaron la proposición 7, pues consideran que es momento de dejar de cambiar la hora dos veces al año.

Este ajuste del horario, que se realiza desde los años 50, pretende principalmente adecuar las horas de luz natural a la actividad cotidiana y reducir el consumo de energía eléctrica.

La propuesta busca que los californianos se queden con el horario de verano de manera permanente. Su aprobación no significa que el cambio vaya a suceder próximamente. Tan sólo se ha abierto la puerta para que el tema sea debatido y aprobado por la Legislatura (necesita una votación a favor de dos tercios en la Asamblea y el Senado estatal), y luego que una ley federal sea cambiada. Por lo que muchos consideran que es una perdida de tiempo y que hay cosas más importantes qué discutir.

Quienes apoyan la medida estiman que “ir hacia adelante y hacia atrás en el tiempo” es una molestia e incluso aumenta el riesgo de accidentes y ataques cardíacos, pues la gente pierde una hora de sueño al adelantar sus relojes una hora (al entrar al horario de verano en marzo). Está comprobado que estos ajustes tienen implicaciones en el llamado ciclo circadiano o reloj biológico de las personas.

Te puede interesar: ¿Qué debes hacer para llevar una vida saludable?

Stanton Hadley, investigador principal del Laboratorio Nacional de Oak Ridge quien ayudó a preparar un informe para el Congreso sobre el horario prolongado de verano, asegura: “En el vasto esquema de cosas, creo que el ahorro de energía ya no es el gran impulsor. Es gente que quiere aprovechar ese momento de luz en la noche“, afirma Hadley.

Hadley, también infiere sobre los perjuicios para la salud: “Numerosos estudios revelan un repunte en los ataques cardíacos, accidentes en el trabajo, crímenes y accidentes de tráfico debido al cambio de adelantar la hora“. Además, considera que el supuesto ahorro de energía no se ve materializado en los tiempos modernos.

Te puede interesar: Vivimos en un horario que no corresponde y esa anomalía tiene un impacto en la salud

Atamayca Jiménez