Por más increíble que te pueda parecer la música de cantantes como Maluma y Bad Bunny está siendo utilizada como forma de tortura en una cárcel mexicana al colocarla en unos altavoces a todo volumen durante varios días seguidos.

Gilberto Aguirre Garza es un ex Fiscal de la ciudad mexicana de Xalapa, quien cumple allí condena por delitos relacionados con desapariciones forzosas, hizo la denuncia del extraño método de tortura que ya le ha dado la vuelta al mundo.

El privado de libertad ha desatado la batalla y acaba de denunciar al gobernador de la región y a los fiscales tras haber sido torturado.

Te puede interesar: Del gramófono al streaming: Bad Bunny el artista sin disco

“Ponía un oído sobre una almohada improvisada con una cobija y en el otro oído se ponía un pantalón de mezclilla apretándolo firmemente, pero aun así el ruido del radio no le permitía conciliar el sueño debido al volumen de la música y la repetición de canciones con ritmos de banda y reggaetón”, ha explicado a los medios un exfuncionario de la cárcel de Veracruz, en la que varios presos han denunciado torturas auditivas.

El preso afirma que le han tenido siete días seguidos escuchando esto sin parar. Como él, otros seis presos han sido sometidos supuestamente a esta tortura y presentan la demanda junto a Aguirre Garza.

Aguirre Garza, a través de su abogado, ha interpuesto una demanda ante la Fiscalía General del Estado contra la cárcel de Veracruz, el gobernador y los fiscales. Según dicta el documento, Gilberto está siendo torturado por los funcionarios de la prisión para que haga declaraciones contra otros ex funcionarios públicos mexicanos.

Lee aquí: La controversia lo persigue: los momentos más polémicos de Maluma

Isabel Cisneros