El incendio de la catedral de Notre Dame arrasó con el legado del responsable de la polémica reforma de la estructura a mediados del siglo XIX.

Lee aquí: Incendio en Notre Dame: siglos de historia bajo las cenizas

Pero esta no ha sido la única catedral que ha sufrido daños por devastadores incendios.


Catedral de Turín, Italia

En abril de 1997 un incendio destruye completamente la capilla de la catedral de Turín, Italia, construida en el siglo XVII, y parte del Palacio Real de la capital piamontesa, unida al edificio religioso por un corredor.

La Sábana Santa, que se conserva y custodia en el templo, se salvó del incendio.

Este recinto religioso fue construido en el siglo XVII, y parte del Palacio Real de la capital piamontesa.

Catedral de Berlín, Alemania

El 26 octubre 1994, la cúpula de la Catedral Alemana en Berlín, edificio que se encontraba en periodo de restauración, arde por causa de un incendio fortuito.

Provocado al parecer por la chispa de un aparato de soldadura de alguno de los operarios que trabajaban en su interior.

La Catedral Alemana es uno de los edificios del centro histórico de Berlín que resultó prácticamente destruido en 1943.

Esto como consecuencia de los bombardeos aliados durante la II Guerra Mundial.

Catedral de San Francisco Javier, Japón

El 5 de septiembre de 1991, la Catedral de San Francisco Javier, ubicada en la ciudad nipona de Ymaguchi, quedó destruida y sus dos campanarios parcialmente inutilizados por un incendio que se propagó por la noche en el recinto.

La catedral, construida en 1952 para conmemorar el 400 aniversario de la llegada del fundador de los jesuitas a Japón, era una gran atracción turística en esta prefectura por sus famosas descripciones grabadas en los ventanales de la vida del misionero español, que introdujo el cristianismo en Japón.

Catedral ortodoxa serbia de Manhattan, Estados Unidos

El 2 mayo 2016, un incendio en una Catedral ortodoxa serbia de Manhattan destruye gran parte del edificio, incluido desde 1968 en la lista de patrimonio protegido de Nueva York.

El edificio, situado en la calle 25, fue construido en 1855 como una iglesia episcopal y ha sido catedral ortodoxa desde los años 40.

Catedral de la Santísima Trinidad, Rusia

Un devastador incendio causo enormes daños en la catedral de la Santísima Trinidad en San Petersburgo el 25 agosto 2006, la antigua capital imperial y actualmente segunda ciudad de Rusia.

La catedral, construida en el primer tercio del siglo XIX y monumento arquitectónico protegido por el Estado, se encontraba en obras de restauración.

Catedral de Esztergom, Hungria

El 6 de septiembre de 1993, un voraz incendio causó daños considerables en la cúpula de la Catedral de Estergom, al norte de Budapest, y puso en peligro valiosas pinturas murales.

La basílica de Esztergom, construida en los siglos XI y XII y reconstruida repetidas veces, se terminó en su forma actual en 1856.

Catedral de Teruel, España

El17 octubre 1994 un incendio destruye la capilla de la Virgen de los Desamparados de la Catedral de Teruel, edificio al que se encuentra adosada una de las torres mudéjares declaradas Patrimonio de la Humanidad que data del siglo XIII.

El canónigo de la catedral apuntó a una lamparilla de cera que había encendida como causa del incendio.

Catedral de St. John the Divine, Nueva York

El 18 diciembre 200, la catedral neoyorquina de St. John the Divine sufre graves daños como consecuencia de un incendio que fue sofocado después de cuatro horas.

El fuego destruyó la tienda de recuerdos de la iglesia, mientras la nave central, a la cual no llegaron las llamas, quedó dañada por el agua y el humo.

Catedral de San Nicolás de los Arroyos, Argentina

Mas recientemente el 26 enero 2017 la catedral de la localidad argentina de San Nicolás de los Arroyos, a unos 240 kilómetros al norte de Buenos Aires, sufrió un incendio que destruyó ‘parcialmente’ el edificio, que data de 1800.

Te puede interesar: Los tesoros invaluables que alberga la catedral de París

Isabel Cisneros