Fitness facial: porque tu rostro también lo necesita

Vivimos en una sociedad que le rinde culto al cuidado del cuerpo y la vida saludable, y los ha hecho pilares fundamentales en la rutina diaria. Entre una de las nuevas rutinas que cada vez toma más fuerza está la de fitness facial, una técnica de masaje dedicada al rostro de origen japonés que se ha extendido a occidente especialmente en Estados Unidos, sobre todo en Los Ángeles, donde proliferan los centros especializados.

Beneficios de los ejercicios faciales

La gimnasia facial puede terminar resultando determinante para combatir las arrugas, patas de gallo y otras malformaciones que se producen en el rostro con el correr de los años. Si se aplica como corresponde, los músculos faciales irán tomando la forma que deben tener, ayudando directamente con su tonicidad. Todo esto terminará siendo decisivo para tu rostro.

Además, cuando está bien practicada, presupone una mejora indeclinable para lo que al rostro refiere. Puede conseguir muchas cosas que durante años no has podido lograr. Sobre todo, en lo que tiene que ver con la tonificación de los músculos faciales.

Mediante este tipo de ejercicios se estimula la circulación de la piel del rostro, mejorando considerablemente su nutrición y por lo tanto su aspecto y vitalidad. Podría decirse entonces que es una excelente práctica antiarrugas. Mediante ella, por ejemplo, puede lograrse una importante tonificación de la piel, logrando reducir así las líneas de expresión.

La gimnasia facial lograr mejorar en buena forma la tonicidad y firmeza de los músculos faciales, recuperando el formato facial perdido. Aquellas personas que han sufrido de parálisis faciales pueden resultarles de gran utilidad. Y también para todas aquellas personas que quieran relajar su sistema nervioso, ya que está indicada para tratar el estrés.

Lee aquí: 10 alimentos para prevenir el envejecimiento

Gimnasia facial en casa

El fitness facial no es por lo tanto exclusivamente un masaje, sino que se trata de una sesión de trabajo para los músculos del rostro enfocada a conseguir una serie de beneficios. Estos son algunos ejercicios que puedes hacer en la comida de tu casa.

Contra las arrugas de los labios: pronunciar 10 veces y en voz alta las vocales: A , E , I , O , U estirando la boca al máximo. Repetir diariamente en la mañana y en la noche.

Para tonificar la piel del rostro: cerrar la boca y mover 10 veces la lengua, llevándola de derecha a izquierda y viceversa.

Para las arrugas de la frente: en este ejercicio situaremos las yemas de los dedos sobre las cejas y las moveremos de arriba abajo durante unas 15 veces (que podemos ir ampliando al paso de los días, hasta llegar a 50 veces) sin retirar los dedos de esa zona. Este ejercicio también nos permite reducir las patas de gallo del orbicular del ojo.

Para reafirmar el cuello: pronunciar 10 veces cada noche la letra X de forma exagerada, contrayendo al máximo los músculos. Después de la aplicación del suero y crema. Y un truco para eliminar doble mentón es mascar chicle, trabaja los músculos del rostro, cuello e incluso escote, lo ideal es masticar durante un buen rato cada día, el truco es que utilices una buena cantidad (2 chicles) y realices la masticación en forma muy exagerada.

Para el doble mentón o papada: levanta la barbilla y coloca la mano debajo de los músculos de la mandíbula, estirar hacia delante y hacia arriba. También podemos intentar abrir la boca de manera suave en esta posición. Estaremos así durante unos segundos y luego relajaremos. Abrir la boca al máximo y mover la mandíbula inferior hacia dentro y hacia fuera alternativamente, sin disimular la tensión.

Para evitar o minimizar las ojeras y bolsas: intenta cerrar los ojos con el párpado inferior sin mover el superior y sin fruncir el entrecejo. Sube y baja el párpado de abajo 15 veces, lentamente. La última vez que lo subes, cuenta hasta 15 con el párpado subido y después déjalo totalmente relajado.

También te puede interesar: 7 claves para mantenernos jóvenes: física, mental y emocionalmente

Isabel Cisneros