Gastronomía para cuidar la salud mental

La Ciencia está descubriendo el impacto que tiene la nutrición en el cerebro y la salud mental.

El Dr. Drew Ramsey es pionero en el campo de la psiquiatría nutricional.

El profesional de Salud, además, es profesor asistente de Psiquiatría en la Universidad de Columbia.

Ramsey, autor de varios libros que abordan la comida y la salud mental, se considera fanático de los ostiones y los receta a menudo.

Alude a que son ricos en vitamina B12, lo que según ciertos estudios podría ayudar a reducir el encogimiento del cerebro.

También tienen una buena dosis de ácidos grasos omega-3.

Se estima que la deficiencia de este tipo de grasas en particular incide en un mayor riesgo de padecer depresión y hasta cometer suicidio.

Junto con Samantha Elkrief, chef y asesora nutricional, Ramsey ofrece consejos acerca de cómo podría ayudar a la salud mental el llevar una mejor alimentación.

Te puede interesar: Medicina hiperbárica: una gran aliada contra el Alzheimer

Los psiquiatras nutricionistas como Ramsey recetan antidepresivos y otros medicamentos cuando es necesario.

Sin embargo, aseguran que la comida fresca y nutritiva puede ser muy beneficiosa al recomendarse en una combinación de terapias.

El doctor afirma que no es común que las personas presten atención a las necesidades alimentarias de su cerebro.

Cabe resaltar que un estudio de 2016 realizado a más de doce mil australianos, descubrió que los individuos que aumentaron la cantidad de raciones de frutas y verduras reportaron que estaban más felices y satisfechos con su vida.

Una dieta mediterránea, rica en granos enteros, legumbres, mariscos, así como vegetales de hoja, ricos en fibra, fomenta una población diversa de bacterias benéficas en los intestinos.

Los estudios indican que un microbioma intestinal saludable podría ser importante en el procesamiento de neurotransmisores como la serotonina, que regula el estado de ánimo.

Lisa Mosconi, directora de Women’s Brain Initiative en el Centro Médico Weill Cornell en Nueva York, declara:

Nuestros estudios de imagenología demuestran que el cerebro de las personas que siguen una dieta estilo mediterráneo por lo general lucen más jóvenes, tienen un volumen mayor y son metabólicamente más activos que quienes llevan una dieta occidental típica“.

Dichos beneficios para el cerebro podrían protegerlo de la aparición de la demencia“, afirmó.

Mosconi aconseja a sus pacientes reducir los alimentos procesados.

Así como el consumo de carne y lácteos y comer más alimentos enteros como peces con alto contenido graso, verduras, granos enteros y legumbres.

Esto para eliminar el riesgo de desarrollar enfermedades degenerativas del cerebro asociadas con el envejecimiento.

Te puede interesar: 10 alimentos para prevenir el envejecimiento

Estos especialistas recomiendan una “dieta arcoiris” que incluye una amplia variedad de frutas y verduras coloridas.

Entre ellas se encuentran: los pimientos morrones, moras azules, camote, col rizada y tomates.

Afirman que esos alimentos son ricos en fitonutrientes.

Estos pueden ayudar a reducir una inflamación dañina en todo el cuerpo, incluyendo el cerebro.

Y además contribuyen el crecimiento de nuevas células cerebrales durante la edad adulta.

Por su parte, Samantha Elkrief, la asesora alimenticia que ayuda a Ramsey, cree que no se trata solo de lo que comemos, sino que la actitud que ponemos en nuestros alimentos contribuye al bienestar mental.

Se trata de bajar el ritmo y tener una conciencia plena, estar conscientes de nuestro cuerpo y saber distinguir cómo nos sentimos cuando ingerimos determinados alimentos“.

Te puede interesar: Frutos secos para mantener un cerebro en forma

Atamayca Jiménez