La propuesta de pacificación del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, que incluye la reconciliación, perdón, amnistía a delincuentes y víctimas, y hasta la legalización de marihuana, ha encontrado críticas, pues genera dudas y controversias.

Se trata de un plan que busca construir un proceso de paz que permita la reconciliación y la posibilidad de aplicar justicia en homicidios y desaparición de personas. Se prepara con la participación de expertos, organizaciones civiles, víctimas y familiares de personas desaparecidas. Parte de la estrategia contempla legalizar el cultivo de marihuana para fines recreativos y permitir la siembra de amapola para uso farmacéutico.

Te puede interesar: Gobierno de AMLO estudiará la legalización de las drogas

El equipo de López Obrador considera necesario aplicar una estrategia distinta a la de los últimos dos gobiernos, que privilegió el combate militar al narcotráfico. “No se va a arreglar esta situación a través más balas y violencia. Se demostró que es fallido“, ha asegurado el mismo presidente electo.

Te puede interesar: El plan de austeridad y los privilegios que eliminará AMLO

La propuesta incluye crear comisiones de la verdad para investigar, resolver algunos de los casos más graves de violación a derechos humanos. El objetivo de estos organismos es encontrar elementos para sancionar a los responsables de las masacres o desapariciones.

La estrategia también incluye una de las propuestas más controvertidas: amnistiar a algunas personas que participan en la cadena de la delincuencia organizada. Se trata de campesinos que siembran marihuana o amapola por necesidad económica, o porque fueron obligados por bandas de narcotráfico. También beneficiaría a jóvenes obligados a colaborar con carteles, o encarcelados por traer una dosis mínima de drogas. En este proceso no entran los jefes de carteles, bandas de robo de combustible, homicidas o secuestradores.

La amnistía podría permitir conocer la verdad histórica, qué está pasando en comunidades o poblaciones afectadas por la guerra contra el narcotráfico. Y a partir de allí construir un proceso de memoria que incluya la reparación del daño y garantizar a las víctimas la no repetición de esos hechos.

Otra de las propuestas que analiza el equipo de López Obrador es promover una ley de reducción de penas, aplicable a detenidos que aportan información para resolver crímenes o encontrar desaparecidos. Aseguran que la reconciliación y un eventual perdón requieren, primero, un acto de justicia.

Distintas organizaciones civiles mexicanas han mostrado su desacuerdo con la propuesta de AMLO, pues destacan que legalizar la producción de marihuana podría convertirse en una espada de Damocles sobre los niños y jóvenes de la nación. Advierten que es un camino equivocado y creen que aumentaría el consumo, especialmente en menores de edad. Igualmente han criticado la aplicación de la amnistía.

La propuesta en general no sólo causa controversias, también genera dudas, pues el nivel actual de impunidad en los delitos referidos, es del 98%. Esto según datos oficiales. No es secreto que México está sumido en un gigantesca ola de violencia y las estadísticas no son muy alentadoras para el futuro cercano.

Te puede interesar: México: la violencia empaña el primer semestre de 2018

Atamayca Jiménez