Las políticas de California se actualizan hacía el cultivo de Cannabis

California actualiza su política de cultivo de cannabis para proteger el medio ambiente.

Con el fin de garantizar el equilibrio ambiental, la Junta de Control de Recursos Hídricos del Estado de California, ha ajustado su política sobre el cultivo de cannabis.

La actividad se ha incrementado en el estado de California, tanto en sitios de cultivo rural como urbano.

La política inicial que regulaba estos cultivos se aprobó en octubre de 2017, en respuesta a dos proposiciones: la 215 o “Ley de Uso Compasivo“, que establece los parámetros de la industria del cannabis medicinal, y la Proposición 64 que regula la legalización de la marihuana como uso recreativo para adultos mayores de 21 años.

Te puede interesar: 2018: el año de la marihuana legal

Hoy en día las Juntas de Agua del Estado advierten sobre la necesidad de una nueva regulación para hacer que el cultivo de cannabis sea sostenible.

Y que de esta manera no impacte negativamente en los cauces fluviales.

En medio de los debates destinados al tema, los productores de cannabis y algunas coaliciones individuales estimaron que ciertos requisitos en la nueva norma no se ajustan a la realidad de una industria que tiene un desarrollo irregular.

Te puede interesar: El Turismo del Cannabis en California, una industria en ascenso

La Junta Estatal de Agua decidió, mediante votación, que los principales puntos sobre el cultivo de cannabis permanezcan sin cambios.

Esto con el fin de garantizar la protección de los flujos de agua y la calidad de la misma en ríos y arroyos del estado.

Los requisitos estatales para la producción de este cultivo están detallados en un permiso de calidad del agua denominado “Registros de uso de pequeños riegos de cannabis (SIUR).

Te puede interesar: El poderoso cannabis llegó para revolucionar el mercado

Al respecto, Eileen Sobeck, directora ejecutiva de Las Juntas de Agua del Estado, señala:

Las actualizaciones mejoran las reglas que deben seguir los cultivadores comerciales de cannabis, al tiempo que se adhieren a las prácticas de protección del medio ambiente adecuadas para evitar la contaminación de las vías fluviales y las tierras, y la protección de los recursos hídricos cuando hay más demanda que oferta“.

Las nuevas actualizaciones de las regulaciones se centran en cuatro pilares base:

1.- Reservorios en el río: Es una regulación dirigida a que los cultivadores con reservorios en la corriente obtengan un derecho de agua SIUR de Cannabis, si cumplen con los parámetros establecidos.

2.- Amortiguadores tribales

Ofrece ciertas opciones para que las tribus nativas americanas implementen actividades de cultivo de cannabis dentro de las tierras tribales y, en un período de 45 días, puedan pronunciarse o guardar silencio con respecto a esa solicitud.

 

3.- Requisitos de acondicionamiento para el invierno

Esta actualización aborda el cambio de los sitios de cultivo en lugares remotos como las montañas, a otros más llanos.

Esto con el objetivo de que el el flujo de las aguas de lluvia hacia zonas mas planas no sea una amenaza para otros cultivos o cauces fluviales.

 

4.- Requisitos para los sitios de cultivo en interiores

Regula el cultivo de cannabis en interiores.

Para ello se solicita un permiso de construcción y un certificado de ocupación.

También un sistema de recolección de aguas residuales.

 

La Junta Estatal del Agua prevé continuar dando y exigiendo cumplimiento a la ley que garantiza la protección de sus recursos fluviales, los nuevos cultivadores de cannabis deberán cumplir los requisitos necesarios para desarrollar la actividad.

Te puede interesar: California más allá de las playas: sus vinos también dan de qué hablar

Atamayca Jiménez