Encontrar un buen empleo se ha convertido en todo un reto en estos tiempos modernos donde el avance tecnológico ha permitido un mayor y eficaz desarrollo en todos los campos, especialmente en el técnico e intelectual. Los niveles de exigencia de ciertas empresas, ante el aspirante, pueden ser verdaderamente intimidadores.

En los procesos de selección se utilizan, cada vez más, herramientas psicológicas o métodos para identificar ciertas características con el fin de realizar filtros entre los aspirantes al cargo.

En La Calle TV, te ofrecemos algunos detalles para que te desenvuelvas de la mejor manera ante este tipo de reto. Conoce a fondo algunas de las preguntas trampa que pueden hacerte en una entrevista laboral.

1.- ¿Por qué quieres trabajar con nosotros?

En realidad se trata de una pregunta bastante amplia que busca que expongas lo que conoces de la empresa, al mismo tiempo esperan que reconozcas que estás allí porque representan una excelente opción. Quieren saber hasta qué punto conoces los beneficios que puedes obtener si ingresas a la compañía.

2. ¿Qué conoces de la empresa?

Esta es una pregunta trampa directa que supone una evaluación tipo examen de universidad. Está de más que te digamos que debes prepararte para esta pregunta de la mejor manera. Internet no te defraudará en tu investigación.

Además, si realmente te interesa formar parte de ella, ya conocerás los detalles más importantes.
Complementa con información actualizada para demostrar que te encuentras al día con un buen conocimiento de los servicios y novedades que ofrecen.

Te puede interesar: Errores que cometemos durante las entrevistas de trabajo

3. ¿Qué crees que puedes aportar a esta organización?

Aquí se evaluará principalmente tu actitud. Porque tus capacidades bien pueden estar respaldadas por los documentos y experiencia en tu curriculum, sin embargo, cuida bien como hablas de tus habilidades, maneja un lenguaje claro y sencillo. Recuerda que estás promocionándote, así que elige bien la emoción que quieres imprimir según los requerimientos de la empresa que ofrece el puesto.

4. ¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Esta es la pregunta trampa más complicada y delicada. Lo ideal es que investigues previamente cuánto se cobra por el trabajo que sabes realizar y por el cuál estás aspirando. Sin embargo, no es aconsejable decir una cifra, porque puedes quedar muy por debajo o ser descartado inmediatamente por estar muy elevado. Lo mejor es negociar, a partir de preguntar cuánto ofrece la empresa de manera de que se pueda llegar a un acuerdo.

Te puede interesar: Cómo vestirse para una entrevista de trabajo

5. ¿Por qué dejaste tu empleo anterior?

¡Cuidado! Muchos aspirantes caen en esta pregunta trampa. Esta es la puerta de acceso a tus emociones acerca de tu trabajo anterior y en muchas ocasiones el aspirante ve la oportunidad para hablar mal de la empresa en la que trabajaba, lo cual puede ser un gran error. Se puede interpretar de múltiples maneras negativas.

La respuesta debe estar más enfocada sobre tu evolución y aspiraciones profesionales. Previamente, ahonda en tus verdaderos motivos para tener una conversación más clara y honesta al momento de la entrevista.

No obstante, Si realmente abandonaste o deseas abandonar un trabajo por las condiciones o el trato personal, se debería expresar de la manera más formal y neutral posible y sin dar demasiadas explicaciones al respecto.

Atamayca Jiménez