Las puertas traseras de Internet y otros casos de espionaje en Huawei

A la tecnológica china Huawei se le acusa de espionaje debido al posible control de un acceso secreto a la red.

Dicho acceso se conoce como backdoor, la “puerta trasera” de Internet.

Las backdoors pueden construirse a través de software o hardware.

Son secuencias especiales dentro de un código de programación capaces de burlar las defensas de seguridad, y de esta manera acceder al sistema.

T Systems, una compañía de servicios informáticos explica que la vulnerabilidad permite la entrada a un servidor, página web o red local sin ser detectado.

Con esto es posible espiar a través de la red, accediendo a llamadas telefónicas o a comunicaciones en internet.


Te puede interesar: ¿Puede el escándalo de Huawei perjudicar a Apple?

Documentos filtrados por el exanalista de inteligencia Edward Snowden detallan cómo la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) disponía de una “puerta trasera” con la cual accedió a ciertas empresas tecnológicas

La agencia logró entrar, en 2013, a los servidores de Facebook, Google, Microsoft y Yahoo, entre otras grandes empresas de tecnología digital.

Con el objetivo de efectuar un seguimiento de las comunicaciones en internet a través de un programa de vigilancia conocido como Prism.

Pero éstas puertas de acceso también pueden usarse con fines maliciosos, manipulando la información que se comparte.

Y algunos incluso temen que puedan ser capaces de desconectar las comunicaciones y dañar la red.

Huawei señalada de usar backdoors

Huawei, el segundo mayor fabricante de celulares del mundo y la empresa más grande de telecomunicaciones.

La compañía china esta recibiendo restricciones en todo el mundo.

Incluso ha recibido prohibiciones, pues le acusan de espiar a través de “puertas traseras” usando un software oculto.

Se cree que el software habría sido preinstalado en celulares de Huawei para enviar datos e información de los usuarios al gobierno chino.

Esto, según analistas de seguridad de la empresa Kryptowire.

Aseguran, además, que el programa se encontraría escrito en el firmware (soporte) del teléfono, pero que se ejecutaría desde el sistema operativo.

Los especialistas señalan que el problema con Huawei y “algunas otras empresas” tiene que ver con “sus conexiones con el gobierno chino“.

Aunque la tecnológica insiste en que es una compañía completamente privada.

El multimillonario, Ren Zhengfei, fundador de la compañía, es considerado un gran defensor del Partido Comunista de China.

Y además, solía trabajar como técnico en el ejército chino.

Sin embargo, Ren ha dicho que, a pesar de su simpatía con el gobierno chino, nunca permitiría que instalen “puertas traseras” en sus dispositivos para espiar a sus clientes.

La compañía demandó recientemente al gobierno estadounidense por esas acusaciones y por prohibir el uso de sus equipos.

A pesar de que no existen evidencias certeras acerca de puertas traseras utilizadas por Huawei,
la firma se enfrenta a una crisis de confianza.

Por su parte, el gobierno de Xi Jinping estima que las acusaciones se basan en prejuicios contra China.

Te puede interesar: Las teorías alrededor de la caída mundial de Facebook

Atamayca Jiménez