La última consola de Sega cumple 15 años desde su lanzamiento en Europa.

La potente plataforma fue pionera en diferentes aspectos y acumuló un diverso catálogo con un gran sabor arcade que todavía se recuerda con cariño después de este tiempo.

Ahora sus fanáticos están a la espera del lanzamiento de Sega Mega Drive Mini el próximo mes de septiembre.

Una máquina que contó con un gran catálogo de juegos exclusivos, que deberían volver en las consolas actuales.

Y buena prueba de ello fueron sus primeros juegos, que dejaban con la boca abierta a todos los niños que los contemplaban frente a los escaparates del Corte Inglés.

Pero el legado de Dreamcast va más allá de la potencia; supuso la introducción de características innovadoras que se han convertido en un estándar de la industria.

Incluía un módem de serie, con la consiguiente posibilidad de conectarse a Internet.

Además de disfrutar de partidas online a través de un servidor dedicado llamado Dreamarena, precursor de los actuales PSN y Xbox Live.

En su haber cuenta también con títulos que revolucionaron el mercado por incluir chat de voz, popularizar el estilo cel shading e implementar los primeros contenidos descargables, o DLC.

La lista de juegos de Dreamcast que deberían volver incluye todos los géneros.

Tenemos algunos “survival horror” que merecen una segunda oportunidad, carreras, juegos de lucha… la verdad es que el catálogo de GD-Rom que aparecieron en esta máquina era impresionante.

Power Stone

Power Stone

Dos entregas de Power Stone llegaron al catálogo de Dreamcast.

Un juego de lucha para cuatro jugadores (desarrollado por Capcom para recreativas Naomi) que nos permitía alternar los ataques cuerpo a cuerpo con el uso de armas que recogíamos por el escenario.

Y había de todo, desde bazookas y lanzallamas a sillas, mesas y martillos.

Zombie Revenge

Zombie Revenge

Surgió como un “spin-off” del juego de pistola The House of the Dead, y tenía un planteamiento un poco más loco, en que unos agentes del gobierno se enfrentan a la amenaza de soldados no muertos.

Juegos de zombies hay muchos, pero no es habitual que nos enfrentemos a ellos con puñetazos y patadas.

Blue Stinger

Blue Stinger

En 1999 apareció esta aventura con pinceladas de terror, y completamente realizada en 3D (lo que resultaba todo un logro para la época).

Climax fue el estudio responsable de nuestro viaje a Dinosaur Island (en realidad, el meteorito que acabó con los dinosaurios y que emergió en medio del mar).

Esta “isla” estaba llena de criaturas mutantes, y se convertía en el escenario de una pesadilla para Eliot G. Ballade, un miembro del servicio de rescate y emergencias, que se encontraba atrapado tras un accidente.

ChuChu Rocket

ChuChu Rocket

En los albores del juego online, cuando nos conectábamos a través del modem de 56K y la línea telefónica, Sega desarrolló este puzle para cuatro jugadores en modo competitivo, que era un prodigio de diversión.

El objetivo de los jugadores era colocar baldosas para dirigir a una oleada de ratones (casi como Lemmings) a su “casa” y bloquear el paso de los roedores a los rivales.

Con información de hobbyconsolas.

Lee aquí: De vuelta a los clásicos, la nostalgia está de moda