Cannabeer La cerveza con Cannabis llegará a México

El dolor crónico es la razón más común que muchos pacientes arguyen para inscribirse en programas de marihuana medicinal de aprobación estatal en EE.UU.

También la rigidez producto de la esclerosis múltiple y las náuseas relacionadas con la quimioterapia, según un análisis de 15 estados publicado en la revista Health Affairs.

California se convirtió en el primer estado en permitir el uso médico de la marihuana en 1996.

Más de 30 estados ahora permiten la marihuana para decenas de problemas de salud.

Las listas de condiciones permitidas varían según el estado, pero en general, un médico debe certificar que un paciente tiene un diagnóstico aprobado.

Si bien el gobierno de los Estados Unidos ha aprobado medicamentos a base de compuestos que se encuentran en la planta, considera que la marihuana es ilegal e impone límites a la investigación.

Te puede interesar: La ciudad de EE.UU con más de 20 millones de Opioides

Acción de los cannabinoides

Cuál sería el impacto de un nuevo estatus para el Cannabis

Se sabe de dos cannabinoides responsables de la mayor parte de los efectos terapéuticos del cannabis: el cannabidiol (CBD) y el tetrahydrocannabinol (THC).

Y ambas sustancias interactúan con el sistema endocanabinoide (SEC).

El SEC desempeña un papel importante en varias funciones reguladoras. Tales como lo son el apetito, sueño y sensación del dolor por mencionar algunas.

Un alivio para enfermedades y dolores crónicos

Las enfermedades crónicas suponen un gran peso en quienes las padecen.

Los dolores y la dificultad que ello supone, son uno de los principales impedimentos de las enfermedades crónicas.

La forma usual de tratar algunos de los dolores es el uso de analgésicos, en algunos casos opioides.

La desventaja del uso de los opioides es el gran potencial adictivo que tienen.

Por no mencionar la posibilidad de una sobredosis y lo grave que puede ser el síndrome de abstinencia de opioides. Todo ello ha llevado a países como Estados Unidos a un grave problema conocido como “crisis de opioides”.

La marihuana tiene el efecto de disminuir la sensación de dolor en las personas.

Además, la toxicidad de la marihuana es tan baja que no se tiene registrado algún caso de sobredosis.

Por las razones mencionadas, muchos pacientes con acceso al cannabis medicinal están optando por esta alternativa.

Tan sólo en Estados Unidos cerca de dos tercios del consumo de cannabis medicinal se relaciona con dolores crónicos.

Tras analizar lo expuesto, es fácil ver las razones de la creciente popularidad de la planta en el tratamiento del dolor.

Aparte del beneficio directo al paciente, el uso del cannabis podría suponer una forma de combatir la crisis del opio.

Lee aquí: Cannabis: ¿la medicina para curar el cáncer?

Una alternativa que no es sólo para dolencias

El cannabis medicinal contra las crisis epilépticas1

Actualmente la marihuana tiene uso terapéutico para una variedad de males.

Entre las prescripciones médicas más habituales de la marihuana se encuentran las enfermedades crónicas, cáncer y los casos de epilepsia.

En los tratamientos contra el cáncer y VIH/SIDA, el uso de la marihuana ayuda a calmar los efectos secundarios de los tratamientos.

Causando una disminución en las náuseas, dolores y recuperando el apetito de los pacientes.

Aunque también se está utilizando en el tratamiento de la esclerosis múltiple, estrés postraumático, glaucoma y desórdenes alimenticios como la anorexia.

Isabel Cisneros