La marihuana continúa su rumbo hacia una aceptación total; legal y cultural en los Estados Unidos, pero aún representa un considerable riesgo para quienes buscan obtener o mantener los beneficios de inmigración.

Aunque la posesión y el uso de marihuana es legal en varias entidades del país, ya sea para fines medicinales o recreativos, los inmigrantes tienen restricciones para utilizarla.

Incluso pueden llegar a ser expulsados del país si las autoridades migratorias descubren que han consumido esa droga incluso por motivos terapéuticos.

Te puede interesar: Riesgos y beneficios de la legalización de la marihuana

¿Quiénes corren mayores riesgos?

¿Por qué ahora los bodegueros se oponen a vender marihuana cuando se legalice?

Una vez que consiguen la naturalización, los inmigrantes podrían consumir la marihuana.

Sin embargo, los abogados migratorios destacan que la posesión de la sustancia podría ser delito y causa de revocación de beneficios.

Quienes corren mayor riesgo son los inmigrantes que solicitan la Residencia Legal Permanente o “Green Card” o están en proceso ante Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) para obtener la ciudadanía.

Y también pueden verse afectadas las visas temporales, Residencia Legal Permanente y la misma ciudadanía. 

Los expertos indican que esto puede aplicar incluso si la posesión y/o el uso no generaron cargos penales o condenas de cárcel.

Te puede interesar: ¡Trump quiere poner más trabas! Cada vez será más difícil obtener la “Green Card”

El motivo es que la marihuana continúa considerándose un narcótico en el cual se ha encontrado que tiene “un alto potencial de abuso”, aparte de salvedades para el uso medicinal aprobado y monitoreado por médicos.

Los expertos en leyes recomiendan evitar el consumo si se busca obtener la “Green Card” o la ciudadanía.

Y quienes patrocinan a esos inmigrantes también deberán evitar el consumo, aún si son ciudadanos naturalizados.

Esta medida no es la única solución para aquellos inmigrantes que quieran consumir el psicotrópico.

No deben cultivar y/o vender el cannabis en ninguna de sus formas.

También es importante no transportarla a través de las fronteras estatales y no viajar en posesión de esa droga.

Incluso en estados donde es legal trabajar para la industria de la marihuana, como en Colorado, se aconseja a los inmigrantes que no acepten empleos que involucren al cannabis, ya que el origen de sus sueldos será conocido a nivel federal.

Atamayca Jiménez