El rapero 21 Savage, nominado a los premios Grammy, fue arrestado por agentes de inmigración de Estados Unidos, quienes dijeron que se encontraba ilegalmente en el país.

Las autoridades estadounidenses podrán deportar al rapero 21 Savage, pero por ahora no tendrán posibilidad de tocar su fortuna.

De acuerdo con TMZ, ICE no puede confiscar el dinero del rapero acusado de nacer en Reino Unido y vivir ilegalmente en Estados Unidos.

21 savage

La ley dice que si el dinero fue ganado de manera correcta, no puede ser tomado por las autoridades.

Se estima que el cantante, cuyo nombre real es Sha Yaa Bin Abraham-Joseph tiene una fortuna de $8 millones dólares, la mayoría obtenida con el álbum ‘I am > I was’ de 2018.

El cantante, llegó a Estados Unidos procedente de Reino Unido en 2005.

Luego se estableció en Atlanta superando el tiempo de estancia que le permitía su visado.

Abraham-Joseph se encontraba bajo custodia en Georgia y se enfrentaba a un proceso de deportación en tribunales federales de inmigración.

 

 21 savage y otros encuentros con la ley

Qué podría pasar con el rapero 21 savage ante su inminente deportación

Abraham-Joseph fue declarado culpable de delitos relacionados con drogas en Georgia en 2014.

Fue arrestado el domingo como parte de una operación en cooperación con las autoridades locales.

“Nuestro personal está en contacto con el abogado de un ciudadano británico después de su detención en Estados Unidos”, dijo la Oficina de Relaciones Exteriores británica en un comunicado.

Los agentes británicos solo se involucran en estos casos si la persona es titular de un pasaporte británico.

La abogada del rapero, Dina LaPolt, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Reuters el domingo.

Sin embargo le dijo a la publicación Variety que Abraham-Joseph era un “modelo a seguir”.

Además de que estaba trabajando en programas de educación financiera destinados a ayudar a jóvenes desfavorecidos.

Lee aquí: El polémico género del Latin Trap que revoluciona la escena musical

Isabel Cisneros