Nueva York esconde entre sus miles atracciones la experiencia turística más económica y bonita del estado.

Si estás planeando una visita a la gran manzana próximamente, y quieres ver las mejores imágenes panorámicas de la ciudad. Lo puedes hacer desde el mítico teleférico Roosevelt Island Tramway.

Viajar en este teleférico es lo más cercano a sentirse Superman sobrevolando edificios, autopistas y el mismo East River junto al puente de Queensboro y solo cuesta un ticket de metro.

Las fotos que tomarán son espectaculares, convirtiendo al tram de Rossevelt Island en uno de los mejores miradores de Nueva York.

Lee aquí: ¡Dulce Nueva York! Las clásicas paradas dulces de la Gran Manzana

 

El mejor secreto de N.Y. desde 1976

Este tranvía aéreo, inaugurado en 1976, se eleva a 250 pies sobre la ciudad y solamente al año transporta a dos millones de trabajadores, estudiantes, residentes y turistas.

Es completamente seguro, en toda su vida ha transportado a más de 30 millones de personas desde 1976. Aunque en 2006 el tranvía se quedó sin energía por seis horas, por lo que los pasajeros regresaron a tierra por medio de góndolas de rescate.

Y no hay problema con el cupo, debido a que el vagón está disponible para 109 pasajeros que pueden viajar cómodamente sentados o de pie.

 

¿Cómo viajar el Tram?

El Roosevelt Island Tram está integrado al sistema de Transporte Metropolitano de Nueva York, así que con su Metrocard pay per ride o de viajes inlimitados pueden ingresar al Teleférico deslizando su tarjeta, tal cual lo harían en las entradas de las líneas del metro.

El teleférico tiene dos enormes cabinas rojas con capacidad para 125 personas, viaja a 25 kilómetros por hora y a 76 metros sobre el East River. Los recorridos parten cada 15 minutos desde las 6 am hasta las 2:30 pm, y los fines de semana hasta las 3:30 am.

Te puede interesar: Nueva York con niños: los mejores planes para disfrutar en familia de la Gran Manzana

 

El teleférico de Roosevelt Island en el Cine

Desde su inauguración a mediados de los setenta, el Roosevelt Island Tram se convirtió en el juguete nuevo de los directores de películas de acción, como nos cuenta Richard Alleman en su guía cinéfila de Nueva York.

Por ejemplo, en Halcones de la Noche (Nighthawks, 1981), en donde transcurre una escena de acción con Silvester Stallone en el Tram, o en Duro de Matar: la venganza (1995), donde Bruce Willis realiza un salto imposible desde el vagón del teleférico hasta el puente de Queensboro.

También el Tram aparece en una escena de Spider-Man (2002) cuando el villano interpretado por Willem Dafoe deja colgando un vagón lleno de niños sobre el East River, hasta que llega el héroe arácnido al rescate.

Los amantes de Natalie Portman quizás recuerden la escena final de El Profesional (1994), cuando la actriz de apenas 12 años abandona su vida de crimen y se dirige a una nueva etapa más pacífica en un orfanato de Roosevelt Island.

 

Lee aquí: Nueva York: escenarios íconos de película

Isabel Cisneros