Latinoamérica también brilló con el más reciente anuncio de los galardones de la Academia Sueca. Dos inmunólogos, el estadounidense James P. Allison y el japonés Tasuku Honjo, fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina 2018 por sus trabajos sobre las defensas naturales del cuerpo que revolucionaron el tratamiento del cáncer.

Pero un nombre ha comenzado a sonar imparablemente en esta categoría. Se trata de Luis Miguel Vence (45), un venezolano que forma parte del grupo que trabaja para hallar una cura al cáncer con estudios al sistema inmunológico.

Lee aquí: La inmunoterapia del cáncer que ganó el Nobel de Medicina

Vence es el coordinador de uno de los cuatro grupos que a su vez supervisa Allison y trabaja en el estudio de los tumores sólidos. El venezolano tiene un equipo de 20 personas que trabajan día y noche para ganarle la batalla al cáncer y más de una vez lo han logrado.

Este venezolano vivió toda su infancia y adolescencia en la avenida Rómulo Gallegos (Caracas); estudió en el colegio San Agustín de El Marqués; y orgullosamente ganó las olimpíadas matemáticas del Cenamec (Centro Nacional para el Mejoramiento de la Enseñanza de las Ciencias), representando a Venezuela en Israel.

Confiesa que “la razón por la que me dediqué a esto es por los problemas de salud de mi familia. Mi papá murió en 1990 y mi hermano en 1996 por problemas renales. Mi prima me donó un riñón y hace dos meses me trasplantaron”. Apenas se reincorporó a la oficina hace tres semanas. Y entonces, ocurre esto.

La última vez que viajó a Caracas fue en el año 2002 y le angustia saber cómo se ha deteriorado la situación. “Me entristece saber que la ciudad que yo conocí ya no está”. Sin embargo, se mantiene al tanto de lo que ocurre a través de grupos de Whatsapp.

“Si tengo que enviar un mensaje a los venezolanos sería: esperanza. Hasta en los momentos más difíciles es necesaria la lucha. Sé que no tener comida o medicamentos es terrible, pero hay que insistir y seguir, porque cada minuto de la vida es precioso y vale la pena vivirlo”, confesó Vence a través de una entrevista al portal venezolano Efecto Cocuyo.

La Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo estimó que la terapia “revolucionó el tratamiento del cáncer y cambió la manera en que se puede tratar” esta enfermedad. Las investigaciones del equipo dirigido por Allison llevaron a desarrollar un anticuerpo aprobado por la FDA en 2011 para el tratamiento del melanoma.

La genialidad de la aproximación de Allison y su equipo es que la cura no la buscaron en el cáncer directamente, sino que ampliaron su mirada hacia el sistema inmunológico.

También puedes leer: Solo tres mujeres han ganado un Nobel de Física, Donna Strickland es una de ellas

 

1 COMENTARIO

Comments are closed.